Viviendas de protección oficial: una opción a considerar

Viviendas de protección oficialLas viviendas de protección oficial o VPO poseen beneficios inherentes, como la restricción de los precios de compra.

Pero también es preciso conocer sus desventajas y contrapartidas, como pueda ser el hecho de que también se restringe el precio de venta (con un umbral máximo para los precios a los que se venda el inmueble), o la imposibilidad de traspasar la propiedad inmobiliaria protegida durante diez años consecutivos, así como los sendos derechos de tanteo y retracto de la Administración Pública correspondiente (es decir, los sendos derechos preferentes –definidos en el Código Civil y la legislación administrativa- a adquirir la vivienda al mismo precio al que se va a vender, o bien recuperarla por el precio al que se vendió).

 

 

Las viviendas de protección oficial son la vía más habitual desde hace muchas décadas, para que muchas personas puedan acceder a inmuebles donde vivir, a un precio relativamente bajo para lo que las exigencias del mercado dictan habitualmente.

 

Ventajas de la vivienda de protección oficial

Las viviendas de protección oficial se diferencian de las anteriores en que su superficie máxima de construcción se limita a los 90 metros cuadrados. Las características, extensión y precios máximos vienen establecidos por la Comunidad Autónoma correspondiente. El promotor inmobiliario recibe ayudas y subvenciones públicas a cambio de las restricciones de los precios de compraventa.

Pero ¿cuáles son las concretas ventajas de la vivienda de protección oficial? Fundamentalmente son dos, y no precisamente pequeñas. Veámoslas:

  • En primer lugar, y como ya hemos visto, se garantiza un precio más bajo que los habituales y corrientes en el mercado.
  • El acceso a la vivienda de protección oficial conlleva también la posibilidad de acceder a determinadas ayudas públicas, tanto a nivel del Estado como de las Comunidades Autónomas: ayudas a la entrada, subsidios a los préstamos, préstamos públicos concertados, etc).

Asimismo, puede haber varios tipos de promotores de las viviendas de protección oficial o VPO:

  • Empresas públicas, que son las que impulsan la promoción pública, tras la asignación de esta por previo sorteo.
  • Empresas privadas. Son las que llevan a cabo la promoción privada de los pisos protegidos, y se encargan de comercializar las viviendas de protección oficial a aquellos potenciales usuarios que cumplan con los requisitos legal y reglamentariamente establecidos.
  • Autopromoción. El mismo que compra la vivienda protegida es quien asimismo la promueve, ello en régimen de cooperativa. Los integrantes de dicha cooperativa, o cooperativistas, constituyen una asociación con personalidad jurídica propia, que les depara ventajas evidentes en la disminución y ahorro de costes. Las cooperativas de viviendas funcionan a través de Gestoras, que son las encargadas de captar nuevos cooperativistas, y además pueden dedicarse tanto a la promoción de vivienda protegida como de vivienda libre.

Además, hay un detalle cuyo conocimiento es absolutamente necesario al respecto de este tema: se puede descalificar las VPO para venderlas a un precio libre. Esta posibilidad existe cuando el régimen de protección ha caducado (lo que sucede transcurrido un determinado número de años, dependiendo de cada régimen protector específico). De este modo, se pueden comprar y vender a precios libres. Es lo que ha venido sucediendo con los viejos pisos protegidos del Ministerio de la Vivienda de la época del franquismo.

 

Otros tipos de vivienda protegida

Un aspecto más que hemos de tener presente es que existen más tipos de inmuebles protegidos, y no solamente las viviendas de protección oficial. Así, podemos hablar de:

  • Viviendas con protección pública de precio limitado o VPPL. Este tipo de inmuebles protegidos se encuentran contemplados en el Plan de Vivienda de la Comunidad de Madrid. Son viviendas de cierta extensión para familias de ingresos medios. Se precisa de sendas autorizaciones para venderlas y para reformarlas.
  • Viviendas con protección pública básica o VPPB. Su superficie máxima construida ha de ser de 110 metros cuadrados, pero se exceptúan de esta norma los inmuebles destinados a las familias numerosas. Su régimen de protección abarca hasta dos décadas, y si la casa se vende, al igual que las VPO su precio de venta se halla legalmente restringido a un umbral máximo.

Viviendas con protección pública para el arrendamiento. Se incluyen en Planes de Vivienda autonómicos, como el de la Comunidad de Madrid. Se dividen en las de Precio Básico y las de Precio Limitado.

 

Conocer los tipos de vivienda protegida y las ventajas de las viviendas de protección oficial es muy útil y provechoso para poder acceder a un inmueble de calidad y a buen precio.

2019-03-21T11:22:50+00:00 2019/03/21 |Sector inmobiliario|