Consejos para hacer una mudanza y que sea una experiencia menos dura

consejos para hacer una mudanza

Los consejos para hacer una mudanza pueden ahorrarnos muchos y considerables quebraderos de cabeza en una experiencia generalmente tan poco deseable como es hacer un traslado de muebles y otros enseres de nuestro hogar. La experiencia es una sabia maestra (ya se sabe aquello de más sabe el Diablo por viejo que por Diablo), y su inestimable ayuda puede acudir en nuestro rescate cuando nos veamos envueltos en una caótica marejada de libros, menaje de cocina, objetos decorativos y artefactos varios, un enjambre de cosas cuya movilidad nos plantea numerosos problemas. ¿Se puede poner orden en este caos para lograr una mudanza lo más ordenada posible y sin sobresaltos innecesarios? Nuestra respuesta es: desde luego que sí.

Una mudanza es uno de esos tragos por los que generalmente tenemos que pasar cada cierto tiempo, y que supone un esfuerzo y un engorro considerable para cualquier persona. Vivimos en un tiempo y una sociedad en que (sobre todo si eres joven y de pocos recursos) has de pasar por largos periodos de inestabilidad inmobiliaria: el casero sube el alquiler, o sencillamente rescinde el contrato de arrendamiento para aprovechar él la vivienda o alquilársela a otros. Además, las constantes oscilaciones en los precios y tarifas y los problemas con las hipotecas tampoco ayudan. Si sabemos elegir bien y nos topamos con imponderables, es bastante posible que nuestra estancia en una vivienda sea algo más estable. Pero sea como fuere, quien más, quien menos, todos hemos de pasar por esta experiencia varias veces en la vida…

Lo mejor que podemos hacer al respecto es seguir varios sencillos consejos que nos ayudarán a acortar el tiempo de cuánto se tarda en hacer una mudanza, para que estos nos ayuden a organizarnos y a saber qué hacer en todo momento.

Estos consejos vienen dictados por la amplia y caudalosa experiencia de quienes hemos pasado antes por ahí en esta sociedad actual, donde el cambio de residencia es tan frecuente.

Consejos para embalar en una mudanza

Uno de los primeros consejos para hacer una mudanza es el de saber seleccionar y hacer un cuidadoso escrutinio de aquello que realmente nos queremos llevar a nuestro nuevo domicilio, y aquello que no queremos, o que, por razones de espacio, debemos estimar que realmente no lo necesitamos.

Debemos separar y tirar (o donar, según los casos) aquello que no necesitemos, todos los objetos viejos e innecesarios que nos resulten superfluos, y por lo tanto constituyan un estorbo para el traslado. En estos casos, es muy recomendable expurgar nuestro archivo particular, pues en él tendremos seguramente montañas de documentos fuera de plazo y de fotocopias caducas e inservibles, que suponen un fardo innecesario para nuestro traslado. Lo mismo sucede con los más variopintos objetos, que habremos acumulado sin percatarnos de ello. Algunos de ellos irán al contenedor o la basura, otros pueden ser vendidos de segunda mano, regalados a amigos… En cuanto a los libros, lo más aconsejable (y humano) que hacer con aquellos que no vamos a releer o que ya no nos interesan, es regalarlos, o bien donarlos a diversas bibliotecas e instituciones que puedan necesitarlos o ponerlos gratuitamente a disposición del público a través de un punto de intercambio. Lo mejor es llevar a cabo estas operaciones de expurgo de objetos y fondos antes del traslado propiamente dicho. De este modo, a la hora de establecer o cerciorarnos de cuánto se tarda en hacer una mudanza, nos daremos cuenta de que habremos abreviado considerablemente el tiempo para ello.

También es recomendable comprobar si tenemos un seguro que cubra los objetos de valor elevado, y procurar trasladarlos en condiciones especiales, si ello es posible.

Si tenemos niños, lo aconsejable es dejarlos con algún familiar o realizando alguna actividad fuera del lugar donde estemos llevando a cabo la mudanza.

Cuando comencemos a embalar, lo recomendable es comenzar por los libros, pues son objetos pesados, delicados y que pesan bastante. Para no tener problemas en la reorganización de nuestra biblioteca en el traslado, sobre todo si tenemos muchos libros, se recomienda utilizar cajas pequeñas, y señalar con un rotulador grueso y bien visible en el exterior de cada caja las materias (o también títulos y autores, según los casos) de los libros que vayan guardados en ellas.

El siguiente paso sería guardar las cosas que tengan menos uso, pues así es más fácil seleccionar aquello que tampoco vayamos a necesitar, y que por lo tanto no necesitaríamos para la mudanza. La ropa de los altillos, muchos objetos que tengamos guardados en cajones, o arrinconados en la despensa o en la cocina, etc.

Además, es imprescindible embalar con gran cuidado los objetos frágiles como la vajilla, vasos, cerámicas, etc, con plástico de burbujas, espuma de poliuretano, gusanitos, etc, o papel de periódico, como sustituto barato de todo lo anterior. Es preciso indicar siempre en el exterior de la caja que esta contiene material frágil, para que ello no se nos olvide.

De entre los consejos para hacer una mudanza, los referidos al embalaje de los objetos son de especial y fundamental importancia.

Otros consejos importantes serían:

  • No embalar directamente los muebles, sino hacerlo sobre el embalaje para no estropearlos, y también por lo difícil que es retirarles los precintos.
  • Desmontar los muebles que lo permitan, como por ejemplo los cajones, y guardar los tornillos y piezas pequeñas en bolsas que vayan adheridas al mueble de que se trate o precintadas junto a él.
  • Utilizar cajas de armario para la ropa que nos vayamos a llevar. Además, son reutilizables.

Cómo hacer una mudanza express y otros consejos útiles

Para hacer una mudanza express, la selección previa y el desechar rápidamente aquello que no vaya a servirnos, es primordial, y es una de las mejores formas de abreviar tiempo. En todo caso, y para ahorrar tiempo en este calvario en que se puede convertir este trabajo de traslado, lo mejor es contar con una buena empresa de mudanzas, o en su defecto con la ayuda de amigos o familiares, un clásico en este tipo de situaciones.

Cómo hacer una mudanza y no morir en el intento es algo que precisa de ingenio, trabajo, organización y determinación. ¿Cuánto se tarda en hacer una mudanza? Lo habitual en una mudanza grande es que dure varios días, incluso una semana o incluso más. Es indispensable tener cuidado en este punto de la duración, puesto que la tardanza o dilación puede costarnos mucho dinero también.

Cuando termines, celebra la mudanza. Y disfruta de tu nueva casa (o nueva oficina). Lo nuevo siempre es un soplo de aire fresco. Estos sencillos consejos para hacer una mudanza pueden ser la mejor manera de llevarte más rápidamente a ese ansiado y placentero fin.

2020-09-02T14:18:50+00:00 2020/09/02 |Dudas frecuentes|